berenjenasrellenas.es

Recetas paso a paso

Berenjenas rellenas a la parmesana

¡Las Berenjenas rellenas a la parmesana son una auténtica delicia culinaria! Su relleno cremoso y la cobertura dorada te harán agua la boca desde el primer vistazo.

Lo mejor de todo es que son increíblemente fáciles de hacer y aportan una rica fuente de nutrientes. ¡No esperes más para disfrutar de este plato estrella en tu mesa!

Ingredientes necesarios

¡Vamos allá con esas berenjenas rellenas al estilo parmesano que te van a dejar con la boca abierta! Te cuento, amigo, que cada ingrediente que te voy a listar es un pasajero más en este viaje directo al corazón de Italia.

Recuerda, la berenjena es la reina de la fiesta, así que búscalas con mimo, que sean hermosas y turgentes. Aquí tienes el elenco de estrellas para tu plato:

Berenjenas rellenas a la parmesana
  • Berenjenas – elige las más majestuosas, esas que te llaman la atención nada más verlas.
  • Queso parmesano – no escatimes, que sea del bueno, para ese "¡mmmm!" final en cada bocado.
  • Salsa de tomate – si es de la abuela, mejor que mejor, porque esas recetas tienen amor de serie.
  • Mozzarella – que se deshaga en hilos dorados y te haga cerrar los ojos de placer.
  • Carne picada – ya sea de la carnicería de confianza o la que tú mismo piques, que sea jugosa y sabrosa.
  • Ajo y cebolla – picaditos con cariño, que son el alma que susurra secretos italianos a tu plato.
  • Albahaca – fresca, como un beso verde que revive cualquier receta.
  • Aceite de oliva – en mi casa nunca falta, y en esta receta, es el broche de oro.

Y si te sientes valiente, ¿por qué no darle un giro? Unas rodajas de chorizo para los amantes del picante o unos trocitos de calabacín para los que buscan un toque más suave. ¡Haz que tu cocina sea un escenario de creatividad!

Preparación de las berenjenas

¡Manos a la obra con las berenjenas, amigos! Siempre me recuerdan a las cenas en casa de mi abuela, donde no faltaba este plato rebosante de cariño y sabor. Empezamos con el corte y vaciado de las berenjenas.

Imagínate que estás esculpiendo una pequeña canoa, donde cada mitad será el lecho de una mezcla espectacular. Con delicadeza, pero con decisión, vacía la pulpa para que nuestras "canoas" queden perfectas.

El siguiente paso es el salteado de la carne de berenjena. Aquí es donde cada uno puede dejar su huella en el plato. Personalmente, me encanta añadir un toque de ajo y cebolla picados para que se caramelice junto con la berenjena, ¡pero tú eres el chef!

Experimenta con tus especias favoritas y haz de este paso un ritual lleno de aromas y sabores. Saltea hasta que todo esté doradito y apetitoso, ¡como si estuvieras pintando un cuadro con los colores del Mediterráneo!

Elaboración del relleno

¡Vamos allá con la parte más creativa de nuestra receta! Cada vez que me pongo con el relleno de las berenjenas, siento que estoy pintando un cuadro de sabores.

Empezamos con el queso parmesano, que aporta ese toque salado y crujiente que tanto nos gusta. Añade el ricotta para darle cremosidad y no te olvides del ajo y la albahaca, que son los artistas que pintan los matices en nuestro lienzo culinario.

¿Y qué me dices de personalizar tu obra? A veces me gusta añadir un puñado de espinacas o unos champiñones salteados para darle un giro inesperado.

Experimenta con lo que tengas a mano, quizás unos trocitos de jamón serrano o un poco de pimienta recién molida para los amantes de las sensaciones fuertes.

Cuando tengas tu mezcla lista, rellena las berenjenas con alma y corazón. Imagina que estás arropando a cada una con una manta de sabor, asegurándote de que cada rincón esté bien cubierto.

Así, al hornearlas, se transformarán en un festín para los sentidos que hará danzar a tus papilas gustativas.

Berenjenas rellenas a la parmesana

Montaje y horneado

¿Estás listo para el gran espectáculo? ¡Porque ahora es cuando tu cocina se transforma en un escenario de aromas y sabores! Imagínate la textura perfecta del queso parmesano dorándose a la perfección, ese crujido celestial al romper la capa superior con el tenedor.

Comienza tu montaje con una capa de amor, es decir, una buena cucharada de salsa de tomate, seguida de las rodajas de berenjena que has preparado con tanto mimo.

En mi casa, siempre se ha dicho que "las berenjenas rellenas no son solo un plato, son una narrativa en capas". Y es que cada capa cuenta una historia, una historia de sabor y tradición.

Por eso, no te detengas, añade otra capa de berenjenas, más queso, más salsa, y así sucesivamente hasta que sientas que has alcanzado el nirvana de las berenjenas.

Y ahora, el toque final: el horneado. Precalienta tu horno a 180°C con cariño y hornea tus berenjenas durante 25-30 minutos, hasta que la superficie te guiñe con ese dorado tentador.

¿Y si le damos una vuelta de tuerca? Introduce unas rodajas finas de tomate entre las capas para un extra de jugosidad, o si te atreves, un poco de picante para avivar la pasión.

Receta

Berenjenas rellenas a la parmesana

Ingredientes

  • 2 berenjenas grandes
  • 200 g de carne picada de ternera
  • 1 cebolla mediana picada
  • 2 dientes de ajo picados
  • 400 g de tomate triturado
  • 100 g de queso mozzarella rallado
  • 50 g de queso parmesano rallado
  • 1 cucharadita de orégano seco
  • 1 cucharadita de albahaca seca
  • Sal y pimienta al gusto
  • Aceite de oliva virgen extra

Instrucciones paso a paso

  • Prepara las berenjenas cortándolas por la mitad a lo largo y vaciándolas con cuidado para crear un "bote". Pica la carne extraída y reserva.
  • En una sartén con aceite de oliva, sofríe la cebolla y el ajo hasta que estén transparentes. Añade la carne de berenjena y la carne picada, cocinando hasta que todo esté bien dorado.
  • Incorpora el tomate triturado a la sartén y condimenta con orégano, albahaca, sal y pimienta. Deja que la mezcla se cocine a fuego lento durante unos 10 minutos.
  • Rellena las mitades de berenjena con la mezcla de carne y verduras. Espolvorea con mozzarella y parmesano, alternando capas de queso y salsa.
  • Hornea en un horno precalentado a 180°C durante 25 minutos o hasta que el queso esté dorado y burbujeante.
  • Sirve caliente, adornando con un poco de albahaca fresca si lo deseas.