Berenjenas rellenas

Todas las recetas de berenjenas

Paté de berenjenas

En esta ocasión os presento un paté vegetariano elaborado con berenjenas y setas Shiitake, ideal para servir como aperitivo acompañado de pan tostado, galletitas saladas o lo que queramos.

Las berenjenas son unas hortalizas típicas de la zona del Mediterráneo. Lo bueno de ellas es que tienen muy pocas calorías y son muy versátiles en la cocina, ya que sirven para elaborar todo tipo de recetas.

Paté de berenjenas

Las más conocidas son las berenjenas fritas y las rellenas, pero como veis, también se puede hacer un paté vegetal delicioso.

Los ingredientes que vamos a usar son los siguientes:

  • 1 taza de setas Shiitake secas
  • 2 berenjenas
  • Aceite de oliva virgen
  • 1 cucharadita de sal
  • 3 dientes de ajo, machacados
  • 2 chalotas
  • 1 cucharada de jengibre fresco, rallado
  • 2 cucharaditas de comino molido
  • 1 cucharadita de cilantro molido
  • 1 limón, la ralladura y el jugo
  • 1 puñado de cilantro, picado
  • 1 puñado de perejil, picado
  • 30 gr de tahini

Explicación de la receta:

Enciende el horno a 200 grados y pon una bandeja cubierta con papel de horno o engrasada.

Pon las setas Shiitake en remojo hasta que estén suaves y húmedas. Después, escurre todo el líquido de las setas y pícalas en un recipiente. Resérvalo.

Lava bien las berenjenas, sécalas y cepíllalas con aceite de oliva. Colócalas en la bandeja del horno y deja que se asen completamente, hasta que estén blandas y se puedan pinchar fácilmente con un cuchillo. Aproximadamente 1 hora (dependiendo del tamaño de la berenjena).

Saca las berenjenas del horno, espera a que enfríen para poder cogerlas, par al medio y con una cuchara saca toda la carne que puedas.

Pica la carne de las berenjenas en un recipiente y sazónalo.

Machaca ajo y pica las chalotas. Añádelo a las setas picadas. Incorpora también el jengibre fresco rallado, el comino molido y el cilantro picado.

Pon todo esto en una sartén con un poco de aceite y sofríelo hasta que la mezcla esté blanda y empiece a dorarse.

Incorpora la carne de las berenjenas, la ralladura y el jugo del limón. Sazona con sal y pimienta al gusto y sigue sofriendo los ingredientes durante 5 minutos más.

Apaga el fuego y deja que se enfríe unos minutos antes de echar el puñado de perejil fresco picado, el cilantro y el tahini.

Tritúralo todo con una picadora o una batidora. Si ves que se ha quedado un poco espeso, añade más aceite de oliva hasta que tenga una textura de paté.

Introdúcelo unos minutos en el frigorífico y sírvelo frío con un chorrito más de aceite de oliva.

Ya tenemos nuestro pata perfecto para untar en pan tostado o con crudites.