Berenjenas rellenas

Todas las recetas de berenjenas

Lasaña de berenjenas

Me encanta la lasaña, es cremosa, deliciosa y la de carne es mi favorita. El problema está es que no es muy saludable. Ya bastantes hidratos de carbono comemos durante toda la semana para añadir más con la pasta.

Sin embargo, he ideado una forma para reducir las calorías y enriquecer la lasaña, y no es ni más ni menos que sustituyendo las láminas de pasta por láminas de berenjenas asadas.

Lasaña de berenjenas

Esta lasaña de berenjenas es la solución perfecta para un plato con un montón de sabor sin perder la pasta.

Para ello hay que cortar las berenjenas (con piel y todo) transversalmente, de manera que saquemos varias láminas largas de base para la lasaña. Y luego hay que asarlas durante unos minutos en el horno (dependiendo del tamaño y grosor de la berenjena), para que estén blanditas y jugosas.

Os he puesto como lo monto yo, pero no tiene que ser como te gusta a ti, así que si quieres hacerlo de otra forma, siéntete libre de cambiarlo.

Tiempo de preparación: 20 minutos

Tiempo de cocción: 30 minutos

Tiempo total: 50 minutos

Ingredientes para 10 raciones:

  • 2 berenjenas, en láminas de 1/2 centímetro de grosor
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • Sal fina
  • Pimienta negra recién molida
  • 400 ml de salsa de tomate casera
  • 1,5 kilos de carne picada de ternera o de pollo
  • 425 gramos de queso ricota o queso fresco
  • 3 huevos grandes
  • 100 gramos de queso parmesano rallado
  • 200 gramos de queso mozzarella rallado

¿Cómo hacer una lasaña de berenjenas?

Empezamos precalentando el horno a 180 ºC con calor por arriba y por abajo. Lavamos bien las berenjenas ya que no les vamos a quitar la piel.

Para hacer la pasta con las berenjenas, tenemos que cortar las berenjenas en tiras finas, pero no longitudinalmente, sino transversalmente, para que sean más grandes.

Colocamos las láminas de berenjena en una bandeja de horno forrada con papel vegetal, y las cepillamos con aceite de oliva con una brocha de silicona. Espolvoreamos encima abundante sal y pimienta negra, y las asamos en el horno durante 10 minutos, hasta que estén tiernas.

Después las sacamos del horno y dejamos que templen en la bandeja. No hay que apagar el horno todavía.

Mientras tanto, en una sartén grande vamos friendo la carne picada hasta que esté cocinada, y luego le vamos a añadir la salsa de tomate casera. Sazonamos con sal y pimienta negra al gusto.

En otro recipiente, mezcla el queso ricotta (o el fresco), los huevos y el queso parmesano.

Engrasamos una fuente grande apta para el horno con aceite o mantequilla.

Comenzamos a montar la lasaña en la fuente de la siguiente manera: carne picada, mezcla de queso, berenjenas, mezcla de queso, carne picada y por último, le añadimos por encima el queso mozzarella.

Horneamos la lasaña hasta que esté burbujeando y el queso se haya derretido, unos 30 minutos aproximadamente.

Sacamos del horno la fuente y dejamos que enfríe unos minutos para que podamos partirla mejor.