Berenjenas rellenas

Todas las recetas de berenjenas

Berenjenas fritas

Berenjenas fritas

Aunque estación de la berenjena todavía no ha comenzado, siempre podemos recurrir a las del supermercado, con su forma perfecta, su textura lisa y sin imperfecciones.

Aunque me gustan más las de la huerta, no me he resistido a hacer estas berenjenas fritas como aperitivo para el fin del semana.

Son perfectas para acompañar a cualquier plato, o como tapa antes de una comida.

En mi versión de berenjenas fritas, sólo las frío en aceite caliente. Pero también se pueden empanar en harina y huevo, si así te gustan más.

Yo prefiero únicamente con aceite caliente ya que se quedan mucho más crujientes, sobre todo si haces las rebanadas muy finas.

Y la salsa puede ser la que a ti te guste.

Con estos ingredientes tendrás para 4 raciones:

  • 3 berenjenas medianas
  • Aceite de oliva virgen extra (para freír)
  • Sal (al gusto)

Para la salsa de yogur:

  • 2 yogures griegos naturales (sin azúcar)
  • 2 cucharadas soperas de mayonesa (la marca que queráis)
  • El zumo de medio limón
  • 3 dientes de ajo
  • 2 cucharaditas de azúcar
  • 1 pizca de comino
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Unas hojas de perejil picado

¿Cómo hacer unas berenjenas fritas?

Pues muy sencillo, lo primero que hay que hacer es lavar bien las berenjenas ya que no les vamos a quitar la piel.

Después las cortamos en rebanadas finas, si puedes ayudarte con una mandolina para que sean todas del mismo grosor, mejor.

Si la berenjena es amarga (que si está madura seguro que lo será), pon las rebanadas en un recipiente y cúbrelas de sal, deja que estén así durante una media hora. Esto eliminará el amargor de las berenjenas y hará que absorba menos aceite durante la fritura.

Pasado ese tiempo, enjuaga cada rebanada con agua, escúrrela y sécala con un papel de cocina.

Una vez que ya tenemos las rebanadas preparadas, está listas para freír. Pon una sartén grande a fuego fuerte con un chorrito de aceite.

Cuando el aceite esté bien caliente, incorpora las rebanadas y deja que se fríen hasta que estén doradas por ambos lados.

Vete sacándolas a un plato con un papel de cocina para que escurra el exceso de aceite que no queremos tomar. Y así vete friendo todas las rebanadas de berenjena.

Y ahora podemos hacer la salsa para mojarlas. En esta ocasión me he decidido por una de yogur, que le va muy bien.

Mezcla los yogures griegos con la mayonesa hasta que esté incorporada. Luego incorpora los dientes de ajo machacados, el azúcar, el comino, la sal, la pimienta negra y el perejil picado, y mezcla hasta tener una salsa consistente.

El zumo de limón lo vamos a introducir a lo último y, después de mezclar, lo vamos a introducir unos minutos en la nevera para que enfríe.

Y ya están listas nuestras berenjenas fritas con una rica salsa de yogur. ¡Buen provecho!